martes, 19 de mayo de 2009

Biográfica, la ráfaga

¿Cómo se cuenta una vida? ¿Cómo se escribe una biografía? A continuación un ejemplo del género breve que he dado en llamar "ráfaga biográfica":

"Nací en La Banda, Santiago del Estero. Hija de ganaderos y matarifes de origen árabe con muchísimo dinero, de clase alta, súper alta. Mi abuelo era de Alejandría y mi abuela, marroquí. Al tema de mi sexualidad, si es eso lo que me preguntás, no sé cómo se lo tomaron. Me importó tres carajos si lo tomaron o no lo tomaron. A mí que no me jodan. Así nomás. Ante todo, el respeto. Y eso se gana ubicándose primero. Cuando mis padres se separaron yo me vine para Buenos Aires y no volví nunca más. Yo supero las etapas: las cosas feas de la vida, si las recordás, las sufrís dos veces; pero como me lo preguntás, te contesto. Cuando me vine para acá trabajé lavando copas, pelando papas... el dinero se lo quedó mi padre con sus abogados tránsfugas que desheredaron a mi madre. Simple. Eso fue a mis 12. A mis 15 me vine y me enteré de que no podía trabajar sin autorización del padre. Me tomaron igual. Llegué a Retiro a las 2 de la tarde, me metí en un hotel pulguiento, yo llevaba una valija de cartón, fijate vos, y a las 5 de la mañana agarré el diario. A las 6 ya estaba trabajando de lavacopas en un bar. Eso sí: la premisa era lavar copas el primer mes y después chau."

Vanessa Show
Así nomás te la pinta en dos patadas. Compro cualquier relato que arranque así. Meditemos. Aprendamos.

Resto de la entrevista, seguir leyendo aquí.

5 comentarios:

maria elena dijo...

Hola Juan,
Es tu blog?
Saludos.
M. Elena.

Anónimo dijo...

ADHIERO! Un abrazo, Marcelo.

Anónimo dijo...

Impresionante. Es tan común que el arte se encuentre en lugares inesperados, que cabe la pregunta, si conviene salir a cazarlo, o mas bien a que esperar: llegará sín ayuda.Marcelo. Un abrazo.

Patchouly dijo...

buen comienzo para un relato si, creo que yo tambien lo compraria ^^

Teorías Sociológicas I Los clásicos dijo...

Che, nada desde mayo. Es para que te hagan un chiste de Santiagueños...